Las Encinas 80, Sector Maule, Coronel. - (41) 2496742 - 89761133 - 68360395 - butan@butan.cl

Fachada Bután Pub Restaurant

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Subiendo por calle Las Encinas, al alero de dos  palmeras primitiva,  encontrará  el oasis de Bután.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vista aérea del sector Maule con su playa, costanera y las casas en los cerros. Bután se destaca con un círculo rojo en las alturas.

 

 

Frente a Bután encontrarán el Hostal Altos del Maule, que es una casa anglófila construida en 1910 para el administrador de la carbonífera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Casa Alglófila de barrio Maule - Coronel

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Casa Anglófila barrio Maule  - Foto de 1910

 

 

 

 

 

 

Casa Schwager:

 

Continuando el viaje desde Bután, podrá caminar entre arboledas camino a la Casa Schwager, en el sector de mayor altura de Maule.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Casa anglófila construida para don Federico Schwager (pionero del Carbón) en los cerros de Maule. Falleció antes de poder habitarla. Fue construida en 1870 y posteriormente ampliada y remodelada en 1936. Por sus galerías vidriadas se observaba además la panorámica que ofrecía la casa, desde donde se podía contemplar el océano pacífico y los principales referentes geográficos del Butanmapu y de todo el Golfo de Arauco.

Contigua a la casa se encontraba su parque de aproximadamente 8 hectáreas, con numerosos ejemplares de árboles y exóticas plantas, además de una cancha de Golf, senderos y paseos. Con el transcurso del tiempo, la casa Schwager se convirtió en un icono que simbolizó la prosperidad y el refinamiento.

En múltiples ocasiones, la vivienda se vistió de gala y recibió a connotados Huéspedes. La lista de ilustres incluyó en el año 1943 la visita del vicepresidente de EE.UU. Henry Walasse. Lo mismo ocurrió con los presidentes González Videla, Salvador Allende y Jorge Alessandri, por lo cual también se le llamó la “Casa de los Presidentes”. Alojaron también la Reina Fabiola de Bélgica y su marido el Duque de Edimburgo, la Reina Isabel de Inglaterra y don Fidel Castro (ex presidente de Cuba). Hasta el rey del fútbol "pelé" alojó en 1961, mientras el equipo de Brasil realizó prácticas deportivas en el Estadio Federico Schwager.

En la actualidad, la Casa Schwager pertenece a la Fundación Andrónico Luksic Abaroa y corresponde a uno de los inmuebles más admirados por la comunidad coronelina.

 

 

Sin duda el Barrio de Maule es un lugar hermoso, místico e histórico, ya que sus casas tienen un estilo inglés y fueron construidas a fines del siglo XIX por don Federico Schwager, cuando la industria del carbón en Chile estaba en su apogeo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con su toque inglés, sus pórticos característicos y lucarnas, que algunos propietarios más pudientes y necesitados de espacio han introducido al diseño original.

Las casas de  Maule, al borde del mar dan al sector un toque muy especial y singular. Dan cuenta de tiempos mejores, de avenidas con jardines sin rejas que daban al entorno un concepto de parque inglés. Al frente la playa y el bello mar, deja un imborrable recuerdo en la memoria de todos quienes tienen un afecto especial por la historia de nuestro país.

 

 

 

 

 

Chiflón Santa María en Playa Maule:

 

Al descender desde Bután hacia la playa, tomar la costanera hacia el norte. Allí encontrarán las ruinas de un antiguo Chiflón de carbón. Uno de las proezas del perseverante Federico Schwager. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Chiflón Santa María (Nº 4): Construido por don Federico Schwager a inicios del siglo XIX. Unica mina de carbón en el mundo construida entre la baja y la alta marea. Fue cerrada en 1874 por una salida de mar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estructura de piedra y hormigón: Chiflón Nº 4, en la playa de Maule.

 

Muchos quienes visitan Bután, no saben de la rara estructura de piedra que se encuentra al pie de la playa. Creen que es una especie de escultura o un antiguo emisario. Pero no, se trata de las ruinas de uno de los primeros chiflones mineros construido por don Federico Schwager a mediados del siglo XIX. La estructura corresponde al punto de entrada a la mina, conocido en aquel entonces como el Chiflón N° 4, el cual se sumergía unos 16 metros de profundidad para luego avanzar por cerca de un kilómetro y medio hacia el interior del mar en forma subterránea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto de 1874 del Chiflón Nº 4 de playa Maule

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Chifón Nº 4, con su playa y costanera. Unica mina en el mundo construida entre la alta y baja marea. “Nunca sabe el hombre de lo que es capaz de hacer, sino hasta que lo intenta.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Chiflón Nº 4  Maule - Coronel

 

Federico Schwager demostró que un hombre de grandes sueños es capaz de cambiar la historia.

 

 

 

 

 

Costanera y Playa Barrio Maule

 

Sin duda uno de los grandes atractivos que posee la comuna de Coronel, además de su historia y su leyenda, es su condición de ciudad costera. El territorio comunal (continental) cuenta con aproximadamente 22 kilómetros de costa hacia el Océano Pacífico, en los cuales destacan algunos de sus balnearios. Uno de ellos corresponde al balneario de Maule.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Playa Maule y Chiflón Nº 4 al fondo.

 

El balneario de Maule posee una longitud aproximada de 2 kilómetros. Uno de los principales atractivos de esta playa es la hermosura que otorgan sus arenas negras y grises, algo que se da en muy pocas partes del mundo y que genera gran asombro entre los turistas extranjeros. 

 

Es raro encontrar playas de arenas negras, ya que sólo se encuentran en zonas donde existe la presencia de volcanes. Sin embargo, este es un caso muy particular, ya que el color de sus arenas es producto de sedimentos volcánicos que el río Biobío transporta a lo largo de sus 300 kilómetros, desde los volcanes de la Cordillera de los Andes hacia el Océano Pacífico. Este increíble fenómeno de la naturaleza le otorga a la costa coronelina una belleza rara, única y especial, que la hace de gran interés para los visitantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si bien la playa no es apta para el baño por la peligrosidad de su oleaje, es visitada durante todo el año por sus notables condiciones para la práctica del Surf.

Así como también es considerado por los expertos como uno de los mejores lugares de la intercomuna para la pesca de orilla y la pesca recreativa, en donde cada año se organizan campeonatos que mantienen viva esta actividad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Deporte, entretención, amistad, pasatiempo, necesidad? No importa cuál sea el motivo... Tantos son los que acuden a Maule en vehículos o en sus bicicletas a ver si logran pescar desde la orilla, algún pez que caiga en sus anzuelos y... en sus estómagos.

 

 

 

 

Surf en Playa Maule (Coronel):

Durante la época estival, este pequeño balneario de libre acceso reúne un afluente de público medio que no sobrepasa las 500 personas. Sin embargo, el lugar es preferido por sus visitantes por su inigualable tranquilidad, ya sea para el deleite del paisaje o baños de sol.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Surfista Maulino en playa Maule - Coronel

 

 

 

 

 

Humedal y Estero Maule:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otros lugares cercanos para pasear y visitar están la Desembocadura del Estero Maule y  su Humedal Boca Maule.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desembocadura estero Maule – Coronel

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Humedal Boca Maule – Coronel

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mirador hacia el estero y humedal Boca Maule 

 

 

LA RUTA DE BUTAN

 

En su ruta hacia Bután, Usted se dará cuenta que no somos la Tierra de la Felicidad, pero estamos trabajando para serlo. Nuestra misión es entregar a Coronel una experiencia diferenciadora en el mundo de la Gastronomía, Turismo y Cultura, con un servicio que exceda sus expectativas, posicionándonos como eje de éstas operaciones, y permitiendo el desarrollo de nuestros colaboradores en un buen ambiente de trabajo.

Nuestra esencia es entregar una visión alternativa de vida, que propone a la tierra y nuestros orígenes como fuente inspiradora de crecimiento y satisfacción personal. Con un enfoque que sorprenderá al visitante por la trascendencia histórica del lugar, emplazado en el contexto de los cambios y procesos evolutivos acontecidos durante la conquista y posterior industrialización del carbón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Todo comenzó siendo niño, cuando  mi padre me mostró un “amonite” petrificado de 65 millones de años y que habían encontrado en una faena de la mina de carbón de Schwager.  Aquel día comenzó mi pasión por investigar los orígenes de la vida en esta zona, que fue territorio y cuna de etnias prehispánicas donde nacieron los inmortales guerreros de nuestra historia.  Conocí también la historia de otros valientes que los precedieron, como  aquellos pioneros del carbón que trajeron nuevas semillas para la industrialización. Así fue creciendo mi admiración y respeto por ésta tierra y nuestra gente. Sin embargo me inquietaba la falta de identidad nacional de la gran mayoría de los chilenos.

 Me fui dando cuenta que tenemos un espíritu isleño, que admira lo extranjero, pero no valora lo propio y vemos como la influencia cultural extranjera permeabiliza a nuestros jóvenes con sus múltiples expresiones.

 Así nació Bután, que es la primera piedra de un innovador proyecto gastronómico, turístico y cultural,  una marca representativa o un símbolo que es la esencia de todo aquello.

 

 Bután en mapudungun significa “ La Totalidad ” y Butanmapu “ Todas la Tierras ”. Por eso el diseño arquitectónico y decorativo como su entorno natural, han sido concebidos bajo este concepto de marca, cuya filosofía mapuche y color rojo proyecta su esencia de fuerza, energía y equilibrio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 El isotipo de Bután, es una abstracción del Kultrún, el cual representa icónicamente el concepto corporativo y empresarial de enfoque y el equilibrio con la simetría de sus cuatro puntos cardinales equidistantes, elementos espirituales esenciales en la cosmovisión de la cultura mapuche.

En definitiva, Bután es el producto de mi interés por compartir con los demás este lugar lleno de sensaciones  y de conocimientos adquirido a través de mi vida sobre temas apasionantes de nuestra historia, como seres humanos, como sudamericanos y como chilenos.

 

 

Andrés Castillo

Fundador

 

 

-------------------------------------------------------------------

 

 

HITOS HISTORICOS DE MAULE Y SUS ALREDEDORES

 

Cómo llegar desde Concepción.

Para llegar a Bután Pub Restaurant desde Concepción se accede a través de la ruta 160, principal arteria urbana que conecta San Pedro con Coronel.

 

Hito a Galvarino:

Se recomienda pasar a visitar el Parque Hito a Galvarino en el acceso a sector Escuadrón, 2 (km) antes de llegar a Coronel,  cuyo hito central es un monumento conmemorativo a la entereza que demostró el toqui Galvarino, guerrero ancestral mapuche, al momento de ser apresado por las tropas españolas en la legendaria “Batalla de Lagunillas” (1557) y sufrir el calvario que significó el corte de sus manos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hito a Galvarino – sector Escuadrón – Coronel.

 

El 08 de Noviembre de 1557, las tropas españolas al mando de García Hurtado de Mendoza, cruzan  el Biobío desde Concepción y avanzan en busca de Lautaro hacia Coronel, zona densamente poblada en aquellos tiempos por tribus mapuches. Mendoza desea vengar la muerte de Pedro de Valdivia aunque no sabe que Lautaro ha muerto en Abril de aquel mismo año.    Su arremetida desencadena sangrientas y extenuantes batallas con los indígenas emplazados en el lugar.. Los mapuches se replegaron frente a la arremetida del hombre blanco, los españoles fueron en su persecución capturando a uno de sus líderes militares más importantes en la “Batalla de Lagunillas”.

En la gesta, tomaron prisionero al Toqui Galvarino, aunque Caupolicán logró huir hacia Cañete. Cuando Galvarino, supo que sería mutilado, miró desafiante al jefe de los conquistadores y avanzó temerario al lugar donde sería sometido a la cruel tortura. Llegado el momento, Galvarino colocó uno de sus brazos sobre el tronco, esperando el certero golpe del hacha. Luego, puso enseguida con el mismo sosiego la otra mano, y hasta su cabeza sobre el tronco para que también se la cortasen. Finalmente eso no ocurrió y Galvarino fue liberado como ejemplo de escarmiento para el resto de los mapuches.

En el lugar, hay un peñasco de gran altura, formado de primitiva tosca de lecho marino. La cumbre de esta fue utilizada como mirador por los españoles para contemplar la batalla que se desenvolvía en la planicie entre aquel sector y lo que se hoy conoce como población Lagunillas.

La historia dice que esta fue la última batalla que dio Caupolicán con su ejército ante los escuadrones españoles, antes de ser capturado y muerto en Cañete.  

 

Estadio Federico Schwager:

Luego de esta apasionante visita, llena de coraje y heroísmo, continuar hacia Coronel. Al llegar al By Pass que lo antecede, continuar por sector Lagunillas, paralelamente a la vía férrea pasando luego por la población Camilo Olavarría. Pasar por debajo de un antiguo paso nivel avanzando por calle Carlos Prats unos 300 metros para luego tomar hacia el poniente la Avenida Héroes de la Concepción o también conocida como Camino a Maule, pasando por el Estadio Federico Schwager. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estadio Federico Schwager. (Construido en 1945)

 

Tiene una capacidad estimada en 5.700 espectadores y en él juega sus partidos de local el equipo de Lota Schwager. Recibe el nombre del pionero del carbón, vinculado con el auge de la exploración del carbón en las tierras de Coronel y Lota.  Fue construido en 1945 por la Empresa Nacional del Carbón (Enacar) de Chile, durante la época dorada  del mineral, y contaba con una capacidad de 10.000 espectadores. En 1984 pasó a manos del club deportivo Lota Schwager, coincidiendo con el comienzo de la crisis del carbón. Desde 1994 el estadio pertenece a la Municipalidad de Coronel, que decidió eliminar algunas aposentadurías para ocuparlas en otros fines, descendiendo la capacidad actual a máximos de 7.000 personas de pie (5.700 sentados).

 

Piques Arenas Blancas:

Luego de traspasar el Estadio Federico Schwager continuar por Avda. Arenas Blancas hacia el poniente hasta llegar a las ruinas de los piques de carbón de la Mina Schwager.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cabrias de los piques de la Mina Schwager Las faenas de construcción se iniciaron en 1942 y finalizaron en 1956.

Esta obra del ingenio humano dejó huella, por ser el pique más profundo del mundo. Con casi mil metros de profundidad permitió a los hombres internarse hacía las entrañas de la tierra, y  avanzar 20 (km) mar adentro a través de sus galerías y a 50 (m) bajo el lecho de mar. 

Su función era transportar carga de forma vertical mediante un sistema de poleas o un motor a vapor. El 25 de junio de 2008 fueron declaradas Monumento Nacional de Chile, en la categoría de Monumento Histórico.

Fue el perseverante ingeniero William Ward que en 1942  inició  los trabajos de excavación de esta nueva mina y que incluía piques verticales de 950 metros de profundidad. La construcción acabó en 1956, fecha en que se instalaron las cabrias.

Fue uno de los primeros adelantos tecnológicos utilizados por las minas carboníferas para sustituir la tracción manual o los animales de carga. Las cabrias poseen aproximadamente 35 metros de altura y están ubicadas sobre los piques N°1 y N°2; la primera es de hormigón armado y la segunda de estructura metálica. Mediante un sistema de poleas o de un motor a vapor, las cabrias elevaban o descendían una que trasportaba a los mineros o a la producción carbonífera.

 

 

Ex Administración Carbonífera Schwager:

Avanzando hacia el mar, se encontrarán con una antigua edificación correspondiente a lo que eran las oficinas centrales de la administración de la carbonífera Schwager.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ex oficinas de la administración de la Carbonífera Schwager. Su fachada fue reconstruida en múltiples oportunidades por daños en incendios y terremotos. Aún sigue en pié con sus columnas en la altura de una colina. Un símbolo de lo que fue el imperio del carbón, homologando  al Olimpo en la tierra.

 

Estatua de Federico Schwager:

 

Federico Guillermo Schwager  Maginnes

nació Valparaíso en 1823 y falleció en alta mar frente a Pernambuco (Brasil) el 24 de Junio de 1892. Fue un empresario chileno, uno de los principales impulsores de la industria carbonífera en el sector de Lota y Coronel, en la actual Provincia de Concepción, Región del Biobío. Fue el fundador de la Compañía Carbonífera y de Fundición Schwager.

Schwager nació producto de la unión entre Friedrich William Schwager y Mary Maggins, aunque existen registros de su bautismo en la ciudad de Liverpool, el 14 de Junio de 1825.  Su padre nació en 1789 en la localidad de Zerbst (capital del principado de Anhalt-Zerbst, parte del Sacro Imperio, actual Sajonia Anhalt en Alemania) y, por razones desconocidas, llegó a Chile a comienzos del siglo XIX. Trabajando como comerciante de las empresas navieras instaladas en Valparaíso de origen inglés conoció a Maggins, con la que contrajo matrimonio. La pareja también tuvo cuatro hijas: Carolina, Marion, Luisa y Guillermina. Hacia 1830, el patriarca Schwager participó en la fundación del Club Alemán porteño, mientras comenzó a involucrarse en el negocio de los seguros y como agente de una compañía de vapores encargada del transporte de carbón, aunque dichos intentos no fueron exitosos económicamente. En Julio de 1861, Friedrich W. Schwager falleció, dejando una gran cantidad de deudas a la familia, mientras su esposa lo haría en Noviembre de 1866.

Federico Schwager (conocido entre sus familiares como Fred) aparece en la naciente zona carbonífera de Coronel y el golfo de Arauco en 1855 como prestamista de Ramón Rojas, entregándole 12.000 pesos para fomentar sus explotaciones en el sector La Huerta. A diferencia de Matías Cousiño, Schwager no consolidó su participación en las faenas carboníferas sino hasta poco antes de su muerte.

En 1866, Schwager abandonó sus actividades en la minería del carbón luego de sufrir un grave accidente al bajar de un tranvía en Valparaíso, vendiendo las acciones que poseía junto a su familia en la mina Puchoco a los hermanos Délano. En este contrato no se especificó ninguna disposición que prohibiera en el futuro a Schwager abrir un nuevo chiflón en la costa para extraer carbón bajo la superficie marina. Así, Schwager intentó regresar a la industria hacia 1870, adquiriendo las minas de Huerta y de Boca Maule en 1875. Resultado de esto, siguió una disputa que dio origen a un pleito con los Délano que duró entre 12 y 13 años y el cual causó, según escritos de la época, “muchas molestias y más dinero”.

Una salida de mar destruyó totalmente la mina de Puchoco e inundó por completo la mina en 1881. La pérdida de ésta causó un gran daño al Banco de A. Edwards, el cual canceló los préstamos a los hermanos Délano, quienes terminaron finalmente vendiendo la totalidad de sus acciones al ya anciano Federico Schwager. Posteriormente, y poco antes de su muerte, funda una compañía limitada, la Compañía Carbonífera y de Fundición Schwager, un complejo industrial minero que destacaría por su dinamismo y capacidad empresarial, la cual su fundador jamás logró mientras vivió, y que introdujo el ferrocarril en el sur de Chile.

El 24 de Junio de 1892, Federico Guillermo Schwager falleció en alta mar, a la altura del estado brasileño de Pernambuco, mientras viajaba hacia Inglaterra, donde continuamente viajaba para tratarse sus problemas de salud. Al no poseer descendencia directa, en su testamento dejó toda su fortuna y el control de sus empresas a su hermana Carolina Schwager de Mac-Donald, la cual por años rentabilizó las inversiones de la Compañía Carbonífera, multiplicando su fortuna. Al fallecer en Mayo de 1928, Carolina Schwager dejó su herencia a sus sobrinos familia Claude, de origen francés hugonote y que se establecieron en Alemania antes de salir desde Danzig a Valparaíso a participar como socios de la firma Tayleur, Claude & Cía de Liverpool. Su hijo mayor, Adolfo III Claude se había casado con la hermana de Federico, Marion. Federico y Minna Claude Schwager administraron la empresa desde ese entonces, siendo los últimos miembros de la familia Schwager en hacerlo.

En honor a Federico Schwager existe un monumento en el frontis de la Ex Administración de la carbonífera Schwager, en el sector de Maule,   por su influencia en el desarrollo de la industria del carbón. En Coronel, el Estadio Municipal Federico Schwager lleva su nombre y en él juega el equipo de fútbol local, Club de Deportes Lota Schwager. También existió un vapor, durante la época de apogeo de la extracción del carbón que llevó su nombre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Federico Schwager (1823 – 1892)

En el frontis de la edificación se sitúa la magna y altiva figura de don Federico Schwager. Un homenaje en recuerdo al pionero de la industria del carbón  en Coronel.

 

-------------------------------------------------------------------

 

BUTÁN PUB RESTAURANT CENTRO DE EVENTOS:

 

Frente a la ex administración, tomar calle Las Encinas que asciende hacia los cerros. A unos 200 (m) de este punto se encontrarán con Bután Pub Restaurant, emplazado en las alturas de este cerro que corresponde al nacimiento  del cordón cordillerano de la Nahuelbuta y que se proyecta hacia el Sur desapareciendo  en el cerro Mirador en la IX región de la Araucanía. 

Bután se emplaza a 80 metros sobre el nivel del mar, con una privilegiada vista hacia la playa del barrio Maule, urbanización construida a finales del siglo XIX por la propia empresa carbonífera, destinada para el alojamiento de los ingenieros y los altos operarios de la mina. En él se pueden observar bonitos inmuebles de estilo inglés, que reflejan el esplendor de lo que fue la vida en este sector cuando la minería se encontraba en su mayor apogeo. El lugar representa hoy una de las zonas patrimoniales más importantes en la historia del carbón en Chile.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El concepto arquitectónico de las casas, sus jardines y la urbanización del entorno del barrio Maule, fue concebido bajo la planificación y dirección de ingenieros ingleses inmigrados por la misma compañía.

 

 

 

Para quienes gustan de la naturaleza, el lugar es un atractivo en sí mismo. Posee un alto valor natural y paisajístico. Tiene una riqueza faunística y florística con una biodiversidad de aves y vegetación acuática digna de conservar. Corresponde a uno de los pocos enclaves naturales que van quedando al interior de Coronel.

Vista del estero Maule desde Casa Schwager

 

 

De hecho, por su ubicación y los atributos que posee, es una de las zonas con mayor potencial para convertirse en un lugar de interés turístico dentro de esta ciudad. Aquí se podría construir un gran parque natural, piscinas, zonas de camping, un club de canotaje. Desde los cerros y senderos de Maule hay increíbles vistas.

 

 

Este es el lugar perfecto para quienes les gusta pasar una tarde de descanso, tranquila y en contacto con el mar, tomando sol en la arena o escuchando el oleaje del mar que pareciera que arranca la tierra a mordiscos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primeros habitantes de Maule:

La costa de Maule, junto a las costas de Lebu  constituye una de las zonas donde existió uno de los asentamientos primitivos más antiguos de América, ya que se han encontrado osamentas en primitivos cementerios indígenas cercanos a las faldas de sus cerros constituidos por arenas silícicas.

 

Una gran diversidad de conchales y utensilios de cuarcita gris, con puntas de flecha dentadas y con barbas encontradas en su subsuelo, demuestra que existió una masiva población en el lugar durante el período pre-alfarero. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre las rocas, aferradas a la vida, en medio del oleaje inclemente, las algas permanecen estoicas, creciendo en la fecundidad de nuestra Ñuke Mapu (madre tierra).

Las rocas de Maule, presentan una abundante expresión de diversos tipos de vegetaciones marinas, que en sus orillas se visualizan para todo espectador, formando diminutos bosques y praderas de fantasiosas manifestaciones de una de las expresiones más ancestrales de la vida en este planeta.

 

Se desconoce si este complejo incluye esbozo de industria pre-alfarera, pero se cree que perduró hasta el periodo agro-alfarero como modo de vida de pescadores recolectores. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pescadores de Caleta Maule

 

 

 

 

Por el norte la desembocadura del estero….

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estero Boca Maule

 

 

 

…Y por el sur una pequeña caleta de pescadores, reminiscencia de los pescadores originarios del lugar. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto tomada desde Playa Maule

 

Al caer la tarde, en pleno invierno, los atardeceres de Maule, generan colores ardientes en el horizonte, un pesquero retorna a la caleta de Coronel, con la captura a tope, hasta más allá de la línea de flotación, donde el mar casi entra por la borda. Es el tesón y el arrojo de los bravos del Butanmapu.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde cerca del roquerío conocido como "Poza de las Monjas”, en la zona norte de la playa de Maule, mirando en esa misma dirección, las tormentas de invierno dejan sus huellas. Al fondo se aprecian los cerros de la desembocadura del río Biobío, conocidas como "Los Senos del Biobío".

 

Desde las terrazas de Bután las vistas son inigualables El antiguo Club Social Maule  (hoy club de campo de la Caja de Compensación 18 de Septiembre) se observa desde sus alturas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vista desde Bután hacia Ex Casino Club Social Maule

(Fundado en 1926)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Golfo de Arauco y Punta Lavapie al atardecer, desde la terraza de Bután

 

En Bután Pub Restaurant, la historia, la mitología y la leyenda no tienen fin.

 

 

 

 

 

 

Moby Dick y el Golfo de Arauco

El escritor norteamericano Herman Melville, autor del afamado libro Moby Dick, se inspiró desde niño con el mar que tenía frente a su hogar, luego sus vivencias como ballenero en las costas del Golfo de Arauco y en la isla Mocha frente a las costas de Lebu y Lavapie, lo llevaron a plasmar aquella famosa historia representativa de toda la humanidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mocha Dick, cachalote de las costas Coronelinas. Aún se varan en las costas de Coronel y Lota, siguiendo la estela de instintos primitivos heredados durante  milenios..

 

 

 

 

 

 

La Batalla de Coronel y el misterio del Tesoro del Dresden:

 

En Bután la historia nos sorprende. Contemplando el Pacífico desde sus terrazas , la Batalla de Coronel y la odisea del Dresden  se siente aquí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuadra alemana en costas chilenas. (1914)

 

 

 

La Batalla de Coronel o Batalla del día de Todos los Santos fue un combate naval de la Primera Guerra Mundial que se libró en aguas territoriales chilenas a la altura de la Bahía de Coronel entre la flota del almirante alemán Maximilian von Spee, compuesta por los cruceros acorazados Scharnhorst y Gneisenau los cruceros ligeros Leipzig, Nürnberg, Dresdeny la flota británica compuesta por el Glasgow, el Crucero Monmouth, el paquebote convertido en crucero auxiliar Otranto y el Crucero Good Hope, al mando del almirante sir Christopher Cradock, en la que resultaron hundidos el Good Hope y el Monmouth el 1 de Noviembre de 1914, muriendo el almirante Cradock y casi 2.000 oficiales y gente de mar en la batalla. Este acontecimiento tiene una real importancia dado a que marcó el inicio del fin del imperio británico y el cambio de curso de la historia.

 

 Hoy, a cien años de aquella batalla, el único sepulcro de estos hombres, es este mar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

S.M.S Dresden

 

 

 

El crucero ligero alemán “Dresden” fue hundido por su propia tripulación en marzo de 1915 en las cercanías de Juan Fernández, tras huir de las fuerzas enemigas británicas durante tres meses en los fiordos al sur de Chiloé, donde había buscado refugio después de la batalla de Coronel y de batalla de las islas Malvinas, en el marco de la I Guerra Mundial. Contando ya con poco combustible, munición agotada y desgastadas máquinas, fue bombardeado por tres buques de guerra británicos que habían localizado al Dresden en la bahía de Cumberland de Juan Fernández. Ante la desesperada situación, el Capitán Lüdecke había solicitado poco antes al Chile neutral el internamiento de la tripulación. 

Muchos marinos sobrevivieron la desgracia, estableciéndose más tarde en Chile. De estos hombres nace una historia que más bien parece un mito, y que señala  que el Dresden traía desde México y escondido en su sentina un invaluable tesoro Maya que Lüdecke junto a un grupo de marineros de plena confianza habrían escondido en el fondo de unos de los fiordos mientras se mantuvieron escondidos en ellos. Aquel tesoro no tendría un valor material propiamente tal, sino que un insospechado valor inmaterial porque tendría implicancias en la revelación del misterioso origen de la humanidad. 

 

Algunos descendientes de estos tripulantes señalan que el fiordo en cuestión sería Quintupeu, en Chiloé. Sin embargo otras señalan que esta versión sería una bomba de humo, siendo el fiordo Bután el verdadero lugar en donde habría sido escondido el misterioso tesoro.

 

El fiordo Bután se ubica al sur de Chiloé, en la región de Aysén. Se desconoce el origen de su nombre.